miércoles, 21 de julio de 2010

Minivolovanes de crema de queso y jamón



Despiste

¿Qué podemos hacer con las personas que no se enteran de lo que ocurre a su alrededor?

Yo: voy a estudiar un rato.
Él: vale.
Yo: la nena está en la ducha.
Él: muy bien.


Pasan 5 mn.

La nena: mamáááááá
Yo la oigo, y espero a que él se levante y vaya a ver qué quiere.

Pero nada.
Yo: vooooooy.
¿Qué ha pasado? Hay tres posibilidades.

1º- Puede que no la haya oído. Poco probable, porque la nena grita con fuerza. Ha heredado una buena potencia sonora que le viene de las dos ramas familiares.
2º- Puede que la oiga y haga que no la oye. Podría ser, pero eso supondría tener un nivel de morro por su parte del que, estoy convencida, carece.
3º- La oye pero no se da por aludido. La nena ha dicho mamá. Por él no va, claro. Es decir, de la conversación anterior no se ha enterado. Por lo tanto no hay nada que reprochar, ya que no ha habido mala voluntad en la acción (omisión).


Esta tercera opción es la más probable. Forma parte del carácter y despiste innato.
Para mí, desesperante. Hago propósito de explicarme mejor la próxima vez.

Próxima vez:
Yo: voy a estudiar un rato...en la habitación del ordenador...
Él: vale

Yo: no voy a oír a la nena si llama, porque está en la ducha y yo voy a estar ocupada.
Él: ¿en qué ducha?
Yo: en La Ducha.
Él: ah, ya la atiendo yo.
Yo: puede llamar en cualquier momento y para cualquier cosa... tienes que estar al loro.
Él: ya, ya, que no soy sordo,... ni tonto.
Yo: ya lo sé. Es sólo por si acaso.
Él: por si acaso ¿qué?

Yo:... nada. Que me encierro.

Pasan 5 mn.
La nena: mamááááá.

Silencio espectante.
La nena: mamáááááaááá.

Silencio sorprendido, de: no me lo puedo creer.

La nena: mamáááááááááááááá.

Ya está. Salgo sin decir nada. Atiendo a la nena. La saco de la ducha, le seco el pelo, le pongo el pijama...

15 ó 20 minutos más tarde.

Él: pero ¿ya has salido de la ducha?
La nena: sí.
Él (a mí): ¿por qué no me has dicho nada? Ya la había ayudado yo.
Yo:................Ya. No pasa nada.
Él: ¿Has podido etudiar?
Yo: por supuesto, claro (dicho con ironía y mucho recochineo. Y un poco de indignación. Nada de esto es captado)

Él: estupendo.

A otra cosa, mariposa.Tendré que apuntarme a yoga, para que por lo menos me enseñen a respirar hondo y a contar hasta 100.
Ya él se encarga de la nena mientras tanto ¿no?

Ingredientes
  • Mini volovanes. Si sois manitas del hojaldre se puede hacer casero. Para mí es una asignatura pendiente, así que he utilizado de los que vienen en cajita de cartón.
  • Queso. Yo he utilizado queso Afuega´l pitu.
  • Nata líquida
  • Jamón
  • Orégano

¿Cómo se hace?
Tenemos que transformar el queso, que es denso y fuerte en una crema, así que mezclaremos con batidora un trozo de queso con la nata. Vamos probando hasta que nos quede una crema no muy consistente. Al gusto de cada uno.
Rellenamos los minivolovanes con la crema, con la ayuda de una manga pastelera con boquilla fina.
Por encima colocamos el jamón, cortado en lasquitas pequeñas. Se puede torrar un poco en una sartén o en microondas, o ponerlo tal cual si está bien curado.
Adornamos con orégano seco.

Ya estoy de vuelta.