viernes, 17 de abril de 2009

Pan de molde


Cambios y más cambios ..
.................................................................................
Si alguien ha estado entrando en el blog estos últimos días será eso lo que ha visto.
No ha habido más que cambios en él. El aspecto que presenta hoy es bien distinto a hace una semana. No es definitivo, porque quiero recuperar la foto que estaba en cabecera, pero se me resiste con ganas. No quiere entrar en el espacio tan pequeño que le he puesto. También me apetece tener fotos más grandes y tampoco puedo, por ahora.
He conseguido otras cosas que me apetecía tener: mayor amplitud de la plantilla, y un índice, que a mí me resulta muy útil en otros blogs, sobre todo cuando hay muchas recetas.
No soy informática y por tanto tengo que probar y probar hasta que sale algo. Mi manejo con estas herramientas es muy reciente, y me veo bastante torpe. Tengo la sensación que debe tener mi hija pequeña cuando maneja el mando a distancia: sabe darle a los botones para poner en marcha la televisión o el DVD, pero ni idea de lo que hace cada uno. Pues yo igual.
Así que pido disculpas si algo no sale bien cuando lo probéis. Mi blog y yo estamos "under construction". Si tenéis alguna sugerencia la agradeceré mucho.
Como mi hermana dice "lo importante son las recetas". Y la de hoy tiene mucho que ver con los cambios.
Este pan, del que estoy tan contenta, es fruto directo de la inmersión bloguera que vengo sufriendo (porque me acuesto siempre tardísimo) y disfrutando (porque he descubierto gentes y recetas estupendas).
La receta original era de Su, pero ha sufrido muchos cambios como os digo.
Para mí hacer pan en casa era algo que hacían mis padres en su infancia, nunca me planteé hacerlo yo hasta que empecé a ver la cantidad de recetas de pan que había en diferentes blogs. Me resistí durante un tiempo, porque los reposos prolongados, los dobles amasados y las masas madres me daban un poco de miedo.
Ahora compro pan sólo de vez en cuando. Siempre tenemos pan casero. A todos nos gusta más, las niñas amasan conmigo y además ponemos en el pan algunos ingredientes que no llevan los panes comerciales (y quitamos otros que no son muy sanos).
Sigo resistiéndome a las masas madre y los dobles amasados. Con un solo levado y sin masa madre sale un pan delicioso.
Ya veréis.
..................
Ingredientes
  • 25 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharadas de miel de azahar (porque es suave)
  • 300 ml de agua
  • 500 gr de harina de fuerza
  • Entre 15 y 20 gr de levadura fresca
  • 1 cucharada de leche en polvo semidesnatada (opcional)

¿Cómo se hace?.

Ponemos el horno a calentar a 50º más o menos.

Pesamos la harina de fuerza. A veces mezclo harinas. Por ejemplo: 100 gr de harina de avena (con mucha fibra), o 150 gr de harina integral, o 150 gr de harina de centeno... lo que queráis, con harina de fuerza, hasta completar el 1/2 kg. La harina de fuerza se consigue en algunas panaderías o también está en Carrefour (de Harimsa). La integral o la de centeno las he encontrado en Lidl. La de avena la obtenemos en casa, triturando copos de avena y después tamizando. Si ponéis leche en polvo añadir sobre la harina.

Desmenuzamos la levadura frotando entre los dedos, también sobre la harina.
Mezclamos el aceite con la sal, la miel y el agua. Este líquido lo entibiamos un poco, muy poco, calentando en microondas.
Hacemos un volcán con la harina y sobre él vertemos el líquido que habremos mezclado bien dando vueltas con una cuchara.
Yo no tengo amasadora, así que remuevo un poco con una cuchara de madera, hasta que se ha formado una masa pegajosa. Pongo un poco de harina en la encimera y vuelco la masa sobre ella.
Voy amasando hasta que todos los componentes están bien integrados, siempre hacia adentro. Añado algo de harina si es necesario para despegar la masa.
Esto lo hago entre 8 y 10 minutos. Es aquí donde llamo a mis niñas y ellas se hacen sus bollitos o la forma que más les guste.
El horno ya estará tibio. Apagamos.
En un molde de plumcake pongo papel de hornear.
Doy forma de barrita a mi masa y la coloco en el fondo del molde. La tapo con un paño limpio y la meto a levar en el horno (apagado).
En tres cuartos de hora habrá subido así:
La sacamos del horno y ponemos éste a calentar a 220º arriba y abajo.
Cuando haya alcanzado la temperatura metemos la masa levada y en la parte baja del horno un recipiente con agua hirviendo, para que aporte vapor.

En 10 minutos veremos cómo empieza a tostarse por arriba. En ese momento yo pongo sólo fuego por debajo, para evitar que siga tostándose, y lo dejo otros 15- 20 mn más. Hay que vigilar. Cada horno es distinto. Si no tienes la posibilidad de poner el horno sólo por debajo, tendrás que cubrir el pan con papel de aluminio, para que no se queme por encima.
El olor que hay en la cocina es estupendo. Todos los panes que he hecho han sido probados antes de enfriarse. Son irresistibles recién salidos del horno.

Cuando está frío lo troceo en rebanadas y las coloco de una en una, en bolsas de congelación.
Del congelador van directas al tostador, a descongelar o a tostar. Con poco trabajo y en poco tiempo tendréis un pan a vuestro gusto.Y sin nada de conservantes ni grasas animales, ni antiapelmazantes...No solo los panes de molde industriales llevan estas cosas, también los de barra tienen una composición sorprendente. No son sólo agua, harina y sal.
Vale la pena hacerlo en casa. Os lo aseguro.
Espero que os guste.
No he podido resistirme a poner esta foto de la vista desde mi cocina. Este año la nieve no nos quiere abandonar. Año de nieves...

4 comentarios:

Su dijo...

Maravilloso, como me gusta que todos estemos con el pan.

Un beso

anta dijo...

Gracias por tu comentario Su. Desde que descubrimos el pan en tu blog somos adictos, al pan y al blog.
Un beso.
Esperanza.

Lucía dijo...

Impresionante el pan! Lo voy a probar en cuanto pueda, ya te contaré... Me parece muy buena idea lo del pan casero: no es mucho trabajo así de diario?

Y la foto es preciosa! De dónde es? Mucho me gusta la nieve, porque en Santiago casi no nieva!

Un saludo y buen fin de semana!

anta dijo...

Lucía: Su dice que si empiezas a hacer pan en casa estás perdido, porque ya no puedes parar, y yo doy fe de ello. No lleva mucho tiempo. Yo soy bastante impaciente y he disminuido las esperas al mínimo, y ya ves cómo sale.
Si te refieres a la foto de las montañas, es la Sierra del Aramo, en el centro oriental de Asturias.
Un saludo. Esperanza.