viernes, 16 de abril de 2010

Cake de arándanos y hierbabuena

.
El más listo de la clase
.
Últimamente esta frasecita es muy repetida en casa. Es un guiño de complicidad.
No nos referimos al que más cosas sabe, ni al empollón, ni al de cociente (que no coeficiente) de inteligencia más alto.
Con la frase de marras nos referimos al "listillo", al "pícaro", al que burla la autoridad y pasa por delante de los otros, de los pardillos que cumplen las normas.
Los más listos de la clase son los que, sin ser los más inteligentes, o incluso sin ser inteligentes en absoluto, están en puestos de responsabilidad, o se pasean en cochazos impresionantes sin tener ningún mérito especial, o tienen grandes negocios y empresas que les permiten tener estupendas posesiones.
Uno se pregunta ¿cómo habrá llegado fulano/a a estar ahí? Pero, este compañero o compañera de instituto que sabía hacer la "O" a medias ¿cómo es que está ahora de concejal de cultura?
Siempre tuvo ideas de derechas. Sin embargo el partido en el que milita es de izquierdas. ¡Qué raro!
O también ¡Fíjate! Menganito se presenta a una oposición y tiene más puntos que tú. ¡Qué curioso!
Pero si nunca ha trabajado y yo llevo un porrón de años.
¡Ah! son esos cursos de 100 horas que te haces en tres. Y yo sin enterarme.
La idea de trabajar duro para alcanzar un cometido está pasada de moda. Ahora lo que se lleva son los chollos, saber hacer contactos.
Los contactos. Son fundamentales.
Los hay que se cuelan en la fila de la compra, o que se colocan delante de ti para ver el espectáculo aún cuando han llegado los últimos.
O que venden un coche viejo como si fuera seminuevo, o que consiguen plaza en un cole que no es de su zona porque están empadronados en casa de un amiguete, y tú que vives al lado te quedas fuera.
Los hay que están forrados y vayan donde vayan les invitan (o les regalan trajes), que tienen un patrimonio millonario y consiguen que Hacienda (que somos todos) les devuelva, que predican la enseñanza pública y llevan a sus hijos a la escuela privada, que después de 8 años de trabajo van a cobrar una importante pensión íntegra, y tú te tendrás que deslomar para que te quede una de supervivencia.
.
Pido perdón por esta retahila, pero es que llevo una temporada sintiéndome "la que no se entera de nada".
.
Así llama Carlos Valencia a este cake en su maravilloso blog. Yo le he cambiado el nombre porque he cambiado algunos ingredientes, pero la idea original es suya. No quiero pasarme de lista.
.
Ingredientes
  • 75 gr de azúcar
  • 2 huevos (100 gr)
  • 75 gr de mantequilla en pomada
  • 100 gr de harina
  • 5 gr de levadura
  • un chorrito de zumo de limón
  • 3-4 hojas de hiebabuena fresca
  • una pizca de sal
  • 100 gr de arándanos secos
  • licor café (cantidad suficiente para empapar los arándanos)
¿Cómo se hace?
.
Yo dejo los arándanos en remojo el día anterior, para que se empapen bien y pierdan su dureza.
Ahora mezclamos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen.
Añadimos la mantequilla blanda y el zumo de limón. Batimos bien.
Las claras las ponemos a punto de nieve con una pizca de sal y las mezclamos con lo anterior con una espátula y mucho cuidado para que no se bajen.
Añadimos las hojas de hierbabuena cortadas muy finas.
A continuación añadimos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos con espátula. Sin batir.
Añadimos los arándanos bien escurridos (veréis que casi todo el licor se queda en el cuenco) y mezclamos suavemente para que queden distribuidos por toda la mezcla. El licor que les queda es inapreciable y acabará de desaparecer con el calor del horno. Por eso creo que es apto para niños.

Ponemos en un molde de plum cake o en el que más os guste. Horneamos a 170º unos 30 mn escasos.

El aroma de hierbabuena en la boca junto a los arándanos queda delicioso.

14 comentarios:

marilu perez dijo...

Anta,
Comparto contigo esa sensación de no enterarme de nada...bueno, por lo menos me he enterado de esta receta, que rica!

Unodedos dijo...

Este cake para mí! Delicioso!
Bicos!

Espe dijo...

no me doy cuenta de donde vives,pero aqui en Zamora,desgraciadamente,lo que cuentas está a la orden del dia...y no veas lo que fastidia..que tú tienes que afeitar un huevo en el aire para llegar a fin de mes...y...bueno..lo dejo porque me pongo de mal humor....me llevo el cake entero,para pasar la mala uva que me ha entrado...(no por ti,ya sabes?)

Silvia dijo...

Absolutamente delicioso. Me estoy imaginando (hasta creo saborearlo) el contraste del arándano con la hierbabuena y se me hace la boca agua.

Besos.

Miriam dijo...

Yo creo que no es que no nos enteremos de nada... que no somos tan perros y vamos de frente. Creemos que las cosas se deben ganar por los propios méritos y no vamos cambiar, eso no tiene remedio... Un cake estupendo, eso sí.

Ana dijo...

Con receta de CarlosValencia y tus manos... un resultado magnífico

Y bo te preocupes...suele ser mucho mejor persona "la que no se entera de nada" que el listillo de turno


Besos. Recetasdemama

Marymary dijo...

La pinta habla por si sola! esta increible! me apetece un trocito ahora....
Un besito

María José dijo...

Cuando era pequeña estos cakes no me gustaban.Me comía "lo blanco" y dejaba los tropiezos. Ahora mi hijo hace lo mismo.No me preocupa, ya aprenderá....
Yo no creo que seas de "las que no se enteran de nada ". Al contrario, te enteras y lo cuentas.
Buen fin de semana,
María José.

Caldebarcos dijo...

El cake tiene una pinta de escándalo.
En canto al más listo de la clase, yo tengo la misma sensación que tú, las personas que hacermos todo con nuestro esfuerzo,que tenemos escrúpulos, que respetamos a los demás, que queremos que las cosas sean como tienen que ser tenemos un sentimiento de frustración muy grande y una impotencia indescriptible. Este mundo es de la gente sin escrúpulos, que pasa por encima de los demás sin importarle nada más que ellos mismos y esos no son precisamente los mejores en el colegio, sino todo lo contrario. Puede que esto que voy a decir no sea del todo correcto,pero es una realidad:el otro día comentaba con unos compañeros mi preocupació por algunos niños de mi clase que no abanzaban lo suficiente y que todos mis esfuerzos eran inútiles, las contestación de uno de mis compañeros (con más años que yo y por tanto más experiencia) fue:no te preocupes tanto que esos van a ser los van a vivir mejor,serán los que nos gobiernen el día de mañana,serán los funcionarios de los ayuntamientos o incluso el propio alcalde. Y creo que tenía toda la razón aunque sea triste reconocerlo. Tenemos que resignarnos a convivir con ellos o prodremos hacer algo?
Biquiños y paciencia que con estos cakes alguna alegria también tenemos.

Anónimo dijo...

Conozco tu blog desde hace poquito, pero me encanta la combinación de cocina con ese gran punto artístico que envuelve todo, tus fotos, tu forma de escribir... y, por cierto, me siento bastante identificada con tus opiniones.
Vivo en Gijón y comprendo perfectamente lo que dices. Y además también le doy vueltas a la cabeza al respecto, últimamente canto mucho la canción de Sabina El blues de lo que pasa en mi escalera" :"El más capullo de mi clase, qué elemento, llegó hasta el Parlamento.... [...]el superclase de mi clase, qué pardillo, se pudre en el banquillo...[...]"
Tengo un niño que hace hoy 18 meses, yo tengo 32 años y estoy todavía aprendiendo a cocinar, a ver si un día puedo llegar a saber tanto como tú; bueno, me conformo con la mitad :D.
Un beso

anta dijo...

marilú: pues espero que te guste, que sí está rica. Así nos consolamos un poco.

Unodedos: con gusto te doy un trocín.

Espe: desgraciadamente no depende de dónde viva uno. Es una plaga esto de los listillos. Con tu permiso me voy a copiar esa frase del huevo en el aire. Nunca la había oído ¡qué graciosa! ;-)

Silvia: es sorprendente. A mí me llamó la atención en cuanto lo vi.

Miriam: todos tenmos nuestros fallos. A ver si vamos a creeer que somos la Madre Teresa. Pero es que algunos lo hacen con una chulería insultante. Prueba el cake, aunque con las recetas tan estupendas que estás publicando no sé si te va a dar tiempo.

Ana: gracias por tus palabras. Y estoy de acuerdo contigo en que las buenas personas no suelen enterarse tanto como las otras.

Marymary: pues toma un trocito, a ver qué te parece.

Maria José: hay veces que preferiría no darme cuenta de esas cosas. Puede que lo pasara un poco menos mal.

Caldebarcos: estas reflexiones acaban bajándome un poco el ánimo. Me pregunto a veces si estoy educando a mis hijas de forma correcta o si las estoy enseñando a ser unas pardillas. Pero es que no me sale otra cosa.

Anónimo: me ha encantado tu comentario. Agradezco tus palabras (demasiado alagadoras) y me he puesto colorada hasta las orejas.
Espero saber tu nombre y que sigamos en contacto.
Y qué listo (que no listillo) es Sabina. Él sí que sabe.

Besos.
Esperanza.

olga 73 dijo...

Anta soy Olga, del blog de Pepe. No tenía ni idea de que también conocías a Carlos VAlencia. La blogosfera es un pañuelo!!! Besos mil. OLGA.

anta dijo...

Olga: hola y bienvenida. Es curioso que te defines como "del blog de Pepe". Te conozco por tus comentarios en su blog.
A Carlos Valencia le leo siempre que puedo. Me pierden los dulces y los suyos son magníficos.
Al blog de Pepe llegué por las recetas, pero ahora lo que me tiene enganchada son los comentarios.
¡Qué te voy a decir!
Así que me encanta que me visites y espero que sigamos en contacto.
La blogosfera es un pañuelo y está lleno de gente muy interesante.

Besos.
Esperanza.

Claudia Luisa Debelius dijo...

Creo que somos muchos,entre los que me incluyo que como tu dices "no nos enteramos" o cómo digo yo "debemos de ser de otro planeta" pero la realidad es como es,hay que armarse de paciencia y seguir tragando porque desgraciadamente es lo que nos toca vivir.....
Pero lo mejor de todo para mi,la receta,que con tanto cariño nos presentas,y que nos endulza el día a día como solo tú sabes hacer.....
Muy rico seguro!
Un saludo.