domingo, 20 de febrero de 2011

Minibocaditos Sacher





La eterna pregunta

Are you afraid?
I´m afraid of losing you.

Cada vez entiendo menos en qué consiste esto.
Te levantas todos los días, con esfuerzo, con sueño.
Te duchas, te vistes, preparas el desayuno, despiertas a los niños, que con gusto se quedarían durmiendo.

Viaje al trabajo. 1 hora. Trabajar, trabajar, trabajar.

Correr. Comer. ¡Come sano!.
Date prisa. Tenemos piscina. Besitos mamá. Papá nos espera con el coche.
Merienda. Después hemos quedado para tomar algo.
¡Bieeeen...!!!
Risas, charla, cena.
Casa. Dormir.
Cansancio.
Mañana otra vez.
Hoy hace frío. Mañana no sé.
Después llegará la primavera.
Corro. Duermo. Trabajo. Me pierdo.

Veo un chico inmigrante en el tren.
Niños que ríen.
Ancianos serios, tristes o alegres.
Chicos que besan, estudian, se aburren. We was born to fly.

Que tengas un buen día. Igualmente.
Me siento al ordenador.
Blogs que leo a menudo.
En un blog que me encanta y que no me atrevo a enlazar, una noticia impactante. 

Un cáncer.

No sé qué decir.
De hecho desde que lo vi aún no le he dicho nada.
Sólo tengo ganas de animar. Ganas de correr, de pasar.
De encontrar la salida del laberinto.

¿Dónde está la solución?
Esto es un encierro.
Un cubo hermético sin puertas ni ventanas.
Rebotamos contra las paredes, colisionamos.

¿Cuál es la solución?
¿Sólo se puede huir hacia el interior? ¿Es esa la cuarta dimensión?
¿Alguien tiene una respuesta que yo pueda entender?
¿Cuál es la pregunta?

¿Qué es la vida?
¿Cómo vivirla?


Ingredientes
  • 75 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 75 gr de mantequilla blanda
  • 2 cucharadas de cacao puro
  • 100 gr de harina
  • 1/2 bolsita de levadura
  • Mermelada de albaricoque o melocotón

  • Chocolate de cobertura para postres
  • Una cucharadita de  mantequilla

¿Cómo se hace?
Batimos el azúcar y los huevos hasta que espumen y blanqueen.
Añadimos la mantequilla blanda y el cacao. Seguimos batiendo.
Añadimos la harina y la levadura. Batimos otra vez.

La mezcla la ponemos sobre la bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Debe quedar una capa muy fina. De un dedo de grosor o menos.

Horneamos a 170º entre 15 y 25 mn. Depende del horno. Hay que tener en cuenta que es muy finito el bizcocho que sale.

Lo sacamos y dejamos enfriar. Partimos cuadrados del mismo tamaño, desechando los bordes si han quedado demasiado delgados. No os costará encontrar voluntarios para hacerlos desaparecer.

Ponemos mermelada de albaricoque o melocotón sobre uno de los cuadrados y tapamos con otro.









Derretimos el chocolate de cobertura junto con la cucharadita de mantequilla. Yo lo hago en el microondas, de 20 en 20 sg. Removiendo y mezclando cada vez, con cuidado de que no se queme.
Cubrimos los cuadraditos y nos los comemos.






18 comentarios:

Mezquita dijo...

Fíjate que aunque acabo de desayunar uno de estos pastelitos me sentaría taaaaaan bien....

Un bico enorme.
Lauri.

Mª Robledo dijo...

Paaaaaraaaa que me estresas, jejejeje.
Ese blog al que temes, seguro te está esperando, y cualquier cosa que le digas le ayudará enormemente :)
Estos pastelitos me hablan y me dicen.... COMEME, que ricura
Un beso

Raquel dijo...

Esperanza hoy tu nombre me suena a querer creer... como dices la vida pasa y de repente una noticia hace que no tenga sentido:( que seguir parezca ridiculo pero es lo que hay... esta misma semana he recibido una noticia igual a la que has leido... pero muy cercana... muy dolorosa... y llorar para seguir llorando y despertar... es lo que hay así que adelante, yo también tengo ganas de animar y animarme para seguir animando cuando no haya fuerzas pero si mucho cariño para compartir.
Besicos sorianos

esperanza dijo...

Laura: si estuvieras más cerquita...

Mª Robledo: no sé. Todo lo que se me ocurre es "ánimo, verás que todo sale bien..." y no sé si eso ayuda mucho. Es una chica con un sentido del humor impresionate, incluso en esta situación. Me da a mí cien mil vueltas. Por eso no sé cómo decirle que pienso en ella y que le deseo que pase pronto y no deje rastro esta situación.
Las palabras a veces se quedan cortas.

Raquel: lo siento muchísimo. Igual que en el comentario anterior, ojalá pase pronto, y no deje huella. Que todo haya sido un mal sueño y se despierte todo el mundo sano y feliz.
Un beso muy grande y toda la fuerza que podáis necesitar.

Esperanza.

Silvia dijo...

Me encanta ese chocolate chorreando sobre esa delicia de bizcocho.

Besos.

Nanami dijo...

Me ha venido a la cabeza un comentario a un post de k: la vida no tiene sentido, sólo hay que vivirla. Lo que a ti te parezca hacer estará bien. Lo que a ti te salga decir estará bien.
Vaya pinta el bizcocho...

esperanza dijo...

Silvia: ¡a mí también!

Nanami: mi pesimismo congénito (contra el que lucho con ganas y no veas lo que cansa), me lleva a pensar si estoy o no desperdiciando el tiempo de vida que tengo. Y como es una pregunta sin respuesta me quedo siempre un poco plof.
Tu respuesta me tranquiliza bastante.
Seguro que tienes razón.
El bizcocho éste es muy fácil y puedo repetirlo en cualquier momento, si hay peticiones. Tú ya me entiendes ;-)

Muchos besos.

maria dijo...

Un mini que por supuesto los voy a preparar, me han atrapado.
Si esta chica lo hace público es porque necesita compartir lo que le ocurre.Con la misma naturalidad que ella lo hace público pues se le dan ánimos que es lo único que puedes hacer.
Un beso

esperanza dijo...

maría: seguro que tienes razón. Eso haré. ¡Que te gusten los bocaditos!
Besos.

kanela y Limón dijo...

De estos bocaditos no dejaba yo ninguno. Deliciosos!!
Un besiño.

ELENA ZULUETA DE MADARIAGA dijo...

Hoy he dado con tu blog a través del de Trata de cocinar y me ha encantado, me parece una preciosidad y las fotos son realmente buenas, en cuanto a la receta es perfecta.

me alegra haberte conocido

CUATRO ESPECIAS

esperanza dijo...

Kanela y limón: pásate por algunos.;-)

Elena. Gracias. Me alegro de que te guste. Quédate el tiempo que quieras.

Besos.

zer0gluten dijo...

Uf, lo pones difícil.
Por qué todo tiene sentido? por todo lo que dices, las risas, el hasta luego, el papa que espera en el coche... La vida espera y desespera, pero no se puede vivir como si todo fuera a terminar mañana, aunque sí valorando lo que tenemos y sentirlo así cada noche cuando te acercas a tus hijos a darles el obligado beso de "me voy a la cama, os quiero"
Seguro que ella agradece tus palabras. Nunca hablas por hablar.
Besitos.

esperanza dijo...

zer0gluten: qué bien que estés de vuelta. Hay quien dice que no hay que buscar sentido a la vida, que sólo hay que vivirla.
Probablemente sea cierto, pero nuestro cerebro de Homo sapiens nos empuja a buscar el sentido de las cosas.
Ese besito de buenas noches y las palabras que lo acompañan es lo que al final da sentido a todo.

zer0gluten dijo...

No me olvido de tí. Espero que te estés tomando el tiempo necesario para volver con más fuerza porque somos algunos los que te esperamos.
Con sentido.
Besos.

esperanza dijo...

Nunca me he ido, aunque el tiempo que tengo para dedicar al blog es casi nada.
Gracias por esperar y por leerme con tanto cariño.
Besos.

María Alonso dijo...

He descubierto tu blog y me he quedado impresionada con lo que escribes, me ha gustado muchísimo. En cuanto vuelva de la piscina con los peques voy a seguir leyendo.
Un besazo

esperanza dijo...

María: bienvenida y quédate.
Muchos besos.