jueves, 30 de julio de 2009

Croquetillas

Rebozándose

Pensé en la receta de hoy cuando vi estas otras croquetillas.

Son días de sol y playa para la gente con suerte. Hace unos días os conté que estuve en la costa de Valencia, con la familia de mi hermana. Rodrigo es el afortunado poseedor de estas croquetillas tan apetitosas. Le gusta la arena, quizá demasiado. No es que no le importe rebozarse en ella, es que se la come.

Tenía ganas de publicar una receta de croquetas. Cuando yo, cocinera inexperta, intenté hacerlas por primera vez y busqué recetas, todas contaban que había que hacer una bechamel espesita. ¿Cómo de espesita?

Cada vez que las hacía era una aventura: algunas veces parecían la croqueta líquida de Ferrán Adriá y otras eran como ladrillos. Cortadas a escuadra las podía apilar perfectamente y hacer una pared croquetil. Ahora me arrepiento de no haber sacado fotos de las construcciones.
Cuando una no tiene ni idea, las inexactitudes en las cantidades son muy desconcertantes.
Estuve una larga temporada sin hacerlas. Pero es que mi pequeña "malcomedora" no quiere que las croquetas lleven trocitos. Y las croquetas comerciales o llevan trocitos o son sólo una bechamel infame.
Así que me armé de valor y de balanza (y de ganas de hacer experimentos) y aquí está mi receta.
La peque se las come, y os aseguro que es una crítica gastronómica de lo más exigente (ni estrellas Michelín ni nada).

Ingredientes

  • 320 gr de carne (esta vez he utilizado los restos de pollo y lacón de hacer caldo de sopa)
  • 25 gr de mantequilla
  • 25 gr de aceite de oliva
  • 95 gr de harina
  • 470 ml de leche
  • Sal
  • 2 huevos para rebozar
  • Pan rallado para rebozar


¿Cómo se hace?

En un cazo derretimos suavemente la mantequilla y añadimos el aceite.
Lo sacamos del fuego y añadimos la harina. Removemos. Quedará una pasta muy densa. Añadimos la leche y seguimos removiendo. Lo ponemos a fuego suave y removemos sin parar. Si veis que no se van los grumos una pasadita de batidora lo dejará perfecto. Yo añado sal (al gusto) antes de que esté espesa.
Cocinamos esta bechamel unos minutos. Siempre sin dejar de remover.
Ahora sacamos del fuego y añadimos la carne que habremos desmenuzado.
Trituramos con la batidora hasta que quede perfectamente integrada la carne en la bechamel.
Como lleva lacón queda con un bonito color rosado. Es como le gusta a la princesa.
Esta es la textura.


A continuación dejamos enfriar un poco, cubierta de film transparente para que no quede costra por encima. Y la introducimos en una manga pastelera. Así.
Este método tan fácil se lo vi a Apicious, que tiene un blog estupendo, donde se pueden aprender muchísimas cosas.


Dejamos enfriar un poco más en la nevera. Cuando ya esté frío habrá adquirido algo más de consistencia y podremos hacer estos churros sobre pan rallado, que cortaremos con una tijera a la medida deseada. Yo hago grandes y pequeñas.

Ahora rebozamos en pan rallado, huevo batido y otra vez pan rallado. Y freímos en aceite bien caliente, sin que se quemen.
Si queréis congelarlas, se puede hacer muy bien con la primera capa de pan rallado nada más. No conviene rebozar en huevo antes de congelar. Las metéis en un recipiente donde no pierdan la forma y una vez congeladas ya pueden estar en una bolsa.
Para hacerlas se sacan del congelador, se rebozan en el huevo y la segunda capa de pan y se fríen tal cual, sin descongelar. Habrá que tenerlas un poco más en el fuego, así que tendremos cuidado con la temperatura del aceite.

El relleno puede tener infinitas variaciones (carne, pescado, huevo, verduras...)
Espero que a los inexpertos le resulte de ayuda esta receta.

Y que os resulten al menos la mitad de apetitosas que estas otras, tan ricas.

Muchos besitos, Rodrigo. (Ponte bueno muy pronto).

7 comentarios:

Mezquita dijo...

Me han encantado todas las croquetiñas de tu post :)

Me apasionan las croquetas... tu receta deliciosa Esperanza, como siempre.

Un biquiño y te espero en estas tierras del norte ;)

Laura.

Lucía dijo...

Qué ricas!!!!!!!!!! No sé cuáles me gustan más... Preciosas las fotos!

La verdad es que el color rosado hacen que parezcan de cuento... Tu receta estupenda, cómo no!

Un beso!

Quo dijo...

Muy buenas las dos "recetas" de croquetas y sobre todo, lo que me ha encantado, es la exactitud en las medidas, yo no sería capaz, toda la vida las he hecho a ojo, con mayor o menor fortuna, pero a ojo. No sería capaz de hacer una bechamel midiendo cantidades. Lo que te voy a copiar es la idea de la manga pastelera ¡Se acabó el hacer las dichosas bolitas!
Besos

recetasdemama dijo...

Buenísimas las croquetas... y el bebé rebozado en arena, seguro que para comérselo

Besos. Ana

anta dijo...

Hola Laura: pronto estaré por Galicia, porque en el norte ya estoy ;-).Gracias por tus palabras.
Besos.

Lucía: lo del color rosado me tiene un poco preocupada. A la peque todo le gusta rosa. Todo, todo. Desde la pasta de dientes al helado, pasando por las camisetas y las croquetas, claro.
¿Qué pensará de esto cuando sea mayor?
Besos.

Quo: yo hago muchas cosas a ojo, pero lo de las croquetas se me resiste. Y lo de la manga pastelera ha sido un descubrimiento. Ya verás.
Si antes tardaba 30 mn ahora son 5 mn.
Un beso.

Ana: pues las croquetas están ricas, pero Rodrigo ni te cuento.
Muchos besos.
Esperanza.

Vanesuky dijo...

Que gracia!!!La verdad es que las croquetas son una tapa excelente, ya sean de cocido, percado, verduras,...Y estas tuyas te ha quedado de foto!!

Un besino preciosa y feliz semana!

Vanesuky.

anta dijo...

Bienvenida Vanesuky! es verdad que las croquetas son una tapa muy buena, y lo mejor es que no hay dos iguales. Cada persona las hace a su manera y todas están ricas.
Besos.
Esperanza.