martes, 6 de octubre de 2009

Panecillos de hamburguesa

Comida rápida

Tengo esta entrada pensada desde hace días, y a medio editar. El tiempo me persigue.
Madrugar.........desayuno............cole...........comida............actividad estraescolar......merienda........piscina...........ducha.........cena...........dormir........
Entre tanto punto suspensivo no me queda ni un hueco para publicarla.

Es una comida rápida. Un término asociado a comida basura, pero nada más lejos.

Se trata de un panecillo de hamburguesa, casero y sano que sale tierno y delicioso.

Pero si es un panecillo, debe de haber un levado ¿no?. Y eso no es rápido ¿a que no?.
De acuerdo, los panecillos no son rápidos, lo bueno se hace esperar (aunque no siempre).

El truco está en tenerlos ya congelados. Entonces sí que es rápido. En apenas 10 sg por cada cara en el microondas, tenéis un panecillo de hamburguesa "recién" hecho.

Esta receta la encontré en algún blog que no recuerdo. He buscado y no he dado con ella. He hecho algún pequeño cambio, pero si alguien la reconoce como suya, ruego me lo diga para incluir el enlace.

Ingredientes

  • 250 gr de harina de fuerza
  • 7 gr de levadura fresca
  • 150 ml de agua
  • 1 cucharadas de leche en polvo
  • 20 gr de aceite
  • 35 gr de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal

¿Cómo se hace?

Calentamos el horno durante 5 mn, para que no esté frío. Ligerísimamente templado.

Mezclamos en un cuenco la harina con la leche en polvo. Aparte mezclamos el agua, la sal y el azúcar.

Esto lo templamos ligeramente. Añadimos la levadura y el aceite y removemos.

(Yo utilizo aceite de oliva vírgen extra, suave. La receta original llevaba mantequilla. Intento prescindir de grasas animales siempre que puedo. En este caso el sabor del panecillo con el aceite es muy, muy suave y va fenomenal para las hamburguesas).

Añadimos estos líquidos sobre la harina y mezclamos con cuchara de madera. Si se necesita se puede espolvorear algo más de harina.

Amasamos durante unos 5 mn.

Se corta la masa en trozos y se les da forma de bollitos. Si quieres una hamburguesa grande (como la de papá oso) el trozo debe pesar unos 90 gr. Para mis niñas (bebé osito) hago bollitos de 60 gr. Y la de mamá osa pesará unos 75 gr.

Los colocamos en la bandeja del horno sobre un papel vegetal y cubiertos por un paño limpio. Dejamos que aumenten su tamaño durante una hora o una hora y media en el horno apagado y cerrado.

A continuación, cuando ya han doblado su volumen, los sacamos del horno y precalentamos éste a 200º, fuego arriba y abajo.


Quitamos el paño y los metemos. En 5 ó 7 mn están hechos.


Con las cantidades que yo he dado salen unas 6 hamburguesas pequeñas (de las de 60 gr). Si queréis podéis doblar la cantidad de todos los ingredientes y congelar unos cuantos, que es lo que yo hago.


Así siempre están listos para rellenar. El panecillo de la primera foto contiene jamón, queso, una rodaja de tomate, salsa de mango y un poquito de hierbabuena seca.
La verdad es que admiten casi cualquier cosa.
Feliz comida rápida.

28 comentarios:

OLGUIS dijo...

que ricos y fresquitos se ven estos panes.
Saludos

olguis.

anta dijo...

Gracias Olguis por tus palabras y por tu visita.
Saludos.
Esperanza.

Kako dijo...

Que ricos panecillos Esperanza.
La verdad es que yo los tengo en pendientes, había pensado algo así para el evento del pan, pero estoy tan corta de tiempo que no creo...
Me los dejo anotados.
Besos.

anta dijo...

Anímate Kako: lo que más tiempo lleva es el levado, y lo hacen solitos. Mientras, tú puedes dedicarte a otras cosas. Incluso a descansar, que a veces no viene mal.
Besos.
Esperanza.

susita dijo...

pero qué buena pinta tienen estos panecillos...se acabó comprar pan bimbo que no se sabe qué ingredientes lleva....te la copio! besinos!

Miriam dijo...

Qué ricos. Yo una vez hice panes de hamburguesa y mis niños me dijeron que preferían esas porquerías gomosas, chiclosas y llenas de aditivos y grasas repugnantes que venden en una bolsa... me quedé tan frustrada que no he vuelto a hacer. Y te aseguro que estaban riquísimos, no te digo más que me los comí yo todos... ;-)

Quo dijo...

Qué buenos, aunque si te soy sincera en esto del pan todavía no estoy muy puesta. De hecho mis últiimos intentos han sido, aunque comestibles, todo un fracaso. En fin... me encantan.
Besos

Caldebarcos dijo...

Me encantan todos los panes que presentas,desde luego tienes mano para el pan. Cada vez que vengo a tu blog voy a visitar el pan de molde. Tidavía no lo he hecho, pero lo haré seguro.
Biquiños

anta dijo...

Susita: en mi casa somos grandes consumidores de panes de todo tipo. Mis niñas comen un montón y la mayor también pan de molde. Por eso mi búsqueda de los panes caseros. Son más sanos, no llevan conservantes ni nada parecido. Y además mi peque sólo come el pan de molde casero. El industrial no le gusta (es que es muy lista mi niña) ;-)
Besos.


Qué pena Miriam! La verdad es que los niños te dan esas sorpresas. También mis niñas me regalan a veces piropos así ("como el tomate frito que se compra hecho no hay nada mamá. El casero no me gusta". O "¿cuándo vamos a comprar otra pizza?")
Al menos con el pan tengo la suerte de que les guste más el de casa.
Besos e inténtalo de nuevo. Si no les gusta tendrás resueltas tus meriendas de unos días ;-)

Quo: yo no sé de qué depende que salgan bien o no. No soy una experta. Los tiempos y las medidas son muy importantes. Que repose la masa en un lugar tranquilo también.
Y la harina la compro en una panadería o en Carrefour. Pero sí que es verdad que las masas unas veces suben más que otras. Yo hasta ahora he tenido suerte y han salido bien.
No te des por vencida.
Besos.

Caldebarcos: el pan de molde se consume todos los días en casa y ya se ha convertido en un habitual de la cocina. Hay horneado cada tres o cuatro días. A mis hijas les gusta mucho, y yo las veo comer y sé que es sano. Me encanta.
Pronto sacaré otro que es el que hago últimanente. Lo estoy perfeccionando (más o menos).
Besos.

Esperanza.

Lucía dijo...

Tus panes, como siempre Esperanza, exquisitos!!!! Un saludo rápido también!

anta dijo...

Gracias Lucía. Besos.
Esperanza.

marilu perez dijo...

Que identificada me siento con tus puntos suspensivos, aunque en la peli de Mamma mía significaban otra cosa... (¿la has visto?)
Me alegro mucho de que hayas encontrado el huevo para publicarlos!

recetasdemama dijo...

Los panecillos riquísimos, y el relleno de la primera foto me encanta... es que en casa somos anti-burguer- Así que con ese relleno, seguro que tendrán aceptación

Besos. Ana

anta dijo...

Marilu: no he visto Mamma mía y lo lamento, porque me apetecía mucho. En casa estamos enganchados a unas cuantas series (Dexter, Lost, The Wire...) y tengo que ser muy persuasiva para ver esta peli.
Tarde o temprano lo conseguiré.
Besos.

Ana: nuestras burguer caseras son tan caseras como los panecillos: carne de pollo sin nada de grasa, picada en casa, mezcladita con huevo y un poco de pan rallado, queso, lechuga y tomate. Es como comer un filete de otra forma.
A mis niñas les encanta y creo que no es una mala solución.
Besos.

Esperanza.

Zerogluten dijo...

Pues además no tienen demasiada harina. Igual me animo y los hago sin gluten porque la pinta es espectacular. No entiendo por qué llaman comida basura a las pizzas o hamburguesas, si están hechas con ingredientes de primera calidad y con imaginación y cariño, son comidas tan ricas y nutritivas como cualquier otra.
Yo también tengo muchos puntos suspensivos en mi vida, jaja. Inevitable cuando se tienen peques.
Besitos sin gluten

anta dijo...

Sin gluten saldrán igual de buenos.
Al leer tu comentario me he dado cuenta de que quizá mis puntos suspensivos sonaban a queja. Por no tener tiempo para nada. en absoluto. Esos tiempos llenos de cosas de niños son los que más disfruto y no quiero perder ni un solo punto. Son cansados pero a la vez deliciosos. Llenos de abrazos pequeñitos.
Besos también para ti.

Esperanza.

pityenlacocina dijo...

que bonitos te han quedado, segurito que tu cocina olia a gloria cuando los estabas horneando, buen trabajo!

besitos desde londres,

pity

anta dijo...

Hola Pity! Ya sabes tú lo bien que huele el pan recien horneado, y no sólo la cocina, toda la casa y el descansillo (tengo muchas visitas cuando el pan está en el horno. ¿Por qué será? ;-))
Besos.
Esperanza.

MªJose-Dit i Fet dijo...

Pues yo soy tambien de las de hacer panecillos y congelarlos, y esta receta tiene una pinta buenisima...los proximos los hago siguiendote...un beso

anta dijo...

¡Hola Mª José!
Los panes son un vicio. Una vez que empiezas ya no puedes parar. Estos están muy ricos y tiernos.
Espero que te gusten.
Besos.
Esperanza.

Claudia Luisa Debelius dijo...

Que rico!
a mí que me encanta hacer pan en casa me gustan mucho,como tienes una receta diferente a la mía,si no te importa,tomo nota de ella,porque así varío un poco.
Yo los utilizo al menos dos veces al mes,para unas hamburguesas o un bocata completito.
Muchos besos.

anta dijo...

Claudia: lo del pan congelado da mucho juego. Me gustaría tener un congelador más grande para hacer aún más cosas, porque me encanta poder echar mano de ellas y disfrutar de una comida sana y rápida.
Ya me dirás si te gustan. Besos.
Esperanza.

Mezquita dijo...

Espe... esta la tengo pendiente yo también.... estoy a la caza y captura de una receta de hamburguesas buena.... conoces alguna??

Bicos.

Laura.

anta dijo...

Hola Laura: yo las hamburguesas las hago así. Un filete de pollo (sin grasa) por persona, un huevo, pan rallado, sal y harina.
Triturar la carne, mezclar con el huevo, y añadir sal y pan rallado, para hacer manejable la carne. Enharinar, formar una bola y dar forma de hamburguesa. Freír en aceite de oliva y montar las hamburguesas, queso, lechuga, tomate... lo que se quiera. Con estos panecillos y las hamburguesas así, me parece bien que mis niñas tomen hamburguesa cuando quieran (y los mayores también).
Besos.
Esperanza.

Margarida dijo...

Me encantan y los profiteroles no digamos.
Besitos.

anta dijo...

Margarida: están muy ricos ambos, aunque está mal que yo lo diga.
Besos.
Esperanza.

paula dijo...

Mañana mismo los hago. Gracias

anta dijo...

Paula: espero que te gusten. Un beso.
Esperanza.