lunes, 11 de julio de 2011

Magdalenas de mantequilla



























Un día gris 




Biutiful. La última película de Iñárritu.
Casi  documental. 
Aquellos a quienes no queremos ver. A duras penas aguanté hasta el final. Las grandes miserias a nuestro alrededor.

Siempre me acompañan dos sensaciones:
Estar perdiendo el tiempo.
La culpa. Por ser desagradecida.

(Aunque la media mundial es de 66,7 años (en 2005), existen diferencias abismales entre las distintas zonas del planeta. En Europa y América del Norte la media es de 73 años, en Oceanía es de 71 años, en Latinoamérica es de 70 años, en Asia es de 61 años y en África es de 55 años.
Según el informe anual de la ONU, los Estados con menor expectativa son Zambia con 37,5 años, la República Centroafricana con 39,3 años, Malawi con 39,7 años y Sierra Leona con 40,8 años.
Los de mayor expectativa son Andorra con 83,51, Japón con 82 años, España con 81 años, la región de Hong Kong, China con 81,6 años, Islandia con 80,7 años y Suiza con 80,5 años.) Wiki dixit.

365. 80= 29200 días
Miro el mar por la ventana. El día está gris. Llueve desde hace una semana.













No me molesta. Me gusta. No soporto el calor.

Soy gris. En medio de miles de personas.
¿Por qué no puedo dejar de enfadarme por chorradas? ¡Dios!
¿Por qué no soy capaz de ver la suerte que he tenido?
¿Por qué me miro el ombligo y me quejo?
¿Por qué no puedo mirar a mi alrededor y disfrutar de la vida?

Siempre los mismos errores. Las mismas promesas.
A partir de mañana no haré esto, haré lo otro...
Sonreiré, daré gracias al universo creador, miraré las estrellas y pensaré en la suerte de haber sido una de esas células escogidas para crecer y multiplicarse...
Y sin embargo...no soporto que me organicen la vida.

No hago más que quejarme. ¿ves?


Ingredientes
  • 120 gr de azúcar
  • 2 huevos (120 gr)
  • 120 gr de mantequilla en pomada
  • 1/2 cucharadita de esesencia de limón
  • 100 gr de harina de repostería
  • 1/2 sobrecito de levadura (impulsor)

¿Cómo se hace?
  • Batimos los huevos con el azúcar hasta blanquear.
  • Añadimos mantequilla y batimos bien.
  • Añadimos la esencia de limón. Batimos.
  • Ahora la harina tamizada y la levadura.
  • Mezclamos con espátula.
  • Ponemos en moldes de papel, que a su vez estarán colocados en moldes de aluminio de flanecitos.
  • Enfriamos media hora en la nevera.
  • Ponemos el horo a calentar a 250º.
  • Espolvoreamos azúcar por encima.
  • Cuando metamos los moldes de magdalenas en el horno, bajar hasta 200º más o menos.
  • Estarán en unos 15 mn. O antes. Cada horno es distinto, ya sabéis.

6 comentarios:

Carmen dijo...

Genética.

esperanza dijo...

You´re right.

carolina dijo...

Buenas noches. No me acuerdo si ya te escribí, pero no me importa volver a hacerlo. Ha sido un placer encontrar tu blog y leerte, sobre todo leerte. Es como que pones palabras a lo que siento en muchas ocasiones y, seguro que no me pasa sólo a mí. Enhorabuena por decir lo que dices y por un blog de cocina tan chulo! Mi gran pasión: los fogones. Suerte en todo. Carol

esperanza dijo...

carolina: como últimamente casi no publico, apenas una vez al mes, el número de comentarios ha disminuido mucho. Es normal. Por eso cuando leo comentarios como el tuyo, tengo la sensación de que no hablo al viento, y hay alguien ahí.
Las cosas que cuento son las más comunes del mundo. Creo que todos podemos identificarnos con sentimientos como la envidia, la pena o la soledad. Yo lo escribo aquí para no explotar, y porque sí. Empecé con intención de ser bloguera cocineril y fíjate en qué me estoy convirtiendo.
;-)
Un beso muy fuerte.

Anónimo dijo...

Enhorabuena, por tu forma de mirar hacia un mundo loco, perdido, inútil, con sensibilidad, con talento, con creatividad, con ternura...muchas veces tocas mi fibra sensible, me haces llorar, más bien me tocas el alma como quizás pocas personas he conocido. Celebro cada publicación tuya.
Simplemente eres inmejorable. Besos y admiración profunda. Patricia.

esperanza dijo...

Patricia: lo primero que se ocurre es darte las gracias por los elogios, y lo segundo decirte que mi forma de mirar el mundo es bastante pesimista. Me agobia bastante, siempre. Si entiendes o sientes las pequeñas parrafadas que se me ocurren es que compartes algo conmigo. Deseo de verdad que tu estado de ánimo sea más alegre y optimista que el mío. Es algo que yo intento cada día, aunque me sale pocas veces.
Muchos besos y quédate por aquí.