sábado, 25 de abril de 2009

Crema de mango con gelatina de miel


Para Rodrigo y su mamá

Esta receta está dedicada a Rodrigo, un bebé pequeñito que tiene problemas con alimentos que no ha probado nunca, como el huevo. Y como aún es pequeño, si él no puede tomar algunas cosas, pues su mamá tampoco.
Cuando empecé a pensar en un postre sin leche ni huevos desaparecieron del recetario bizcochos, mouses, flanes, galletas, tartas y un sinfín de delicias más. Así que nada de leche, ni nata, ni margarina, ni mantequilla, ni yogur...ni tampoco todos esos productos que ponen en letra pequeñita: "puede contener trazas de leche".
La leche de vaca se puede sustituir por otras leches: de soja, de coco, de almendras...así se abren algunas posibilidades. También pensé en la horchata, pero la envasada tiene proteínas lacteas.
Ya. ¿Y el huevo?
La mayoría de postres llevan huevo, o lo llevan algunos de sus ingredientes.
¿Cómo cuajar un flan sin huevo? Podemos usar Maizena, y obtener así un flan blanquito. Es una posibilidad.
La verdad es que fui encontrando cosillas.
Y empezaron a surgir ideas. Algo con fruta, la leche de coco, el café (descafeinado), y...la gelatina.
De todos ellos escogí la fruta y la gelatina.
Busqué y busqué, en muchos blogs. Finalmente encontré una receta que podía adaptar. En esta página de Asturias. Quité la mousse de queso fresco y me quedé con lo demás.
La gelatina es proteína ¿de qué?. Yo he usado las hojas de gelatina de la marca Vahiné, que detalla el origen de esa proteína (porcino). Las hojas de gelatina Mandarín, sin embargo no dicen nada.
Además de "sin huevo y sin leche", este postre tiene dos características más: es muuuuy fácil (importante para una mamá atareada), y está muy rico. Un caprichito que se come casi de una cucharada.
.......................
Ingredientes
.......................
Para la crema
  • 1 mango
  • 50 gr de azúcar
  • Zumo de 1/2 limón
Para la gelatina
  • 100 gr de miel (yo he utilizado una de brezo, sabor bien fuerte)
  • 50 gr de agua
  • 2 hojas de gelatina Vahiné
............................
¿Cómo se hace?
............................
La crema: se corta el mango en trozos, se añade el azúcar y el zumo de limón. Se tritura muy bien y se reserva en la nevera.
La gelatina: las hojas de gelatina se tienen en remojo en agua fría durante 5-6 mn. Se mezcla la miel con el agua y se calienta en el microondas casi hasta ebullición.
Se escurren las hojas de gelatina y se meten en la miel caliente, removiendo hasta que se disuelvan. Ahora este líquido de gelatina se vierte en los moldes adecuados, previamente aceitados, y a través de un colador, por si quedase alguna hebra de gelatina sin disolver.
La elección del molde es muy importante, porque después hay que sacar la gelatina. Yo he usado unos vasitos pequeños, de chupito. Con la cantidad que he obtenido de gelatina he conseguido rellenar 4 de estos vasitos.
Se mete en la nevera hasta que esté bien cuajado (un par de horas o más). Depende del tamaño del molde.
Montar el plato es lo más delicado.
Para sacar la gelatina yo puse el vasito boca abajo, debajo del grifo de agua caliente, para que se fuera despegando de las paredes. Después inclinándolo y dando vueltas poco a poco fue cayendo sobre el platillo donde lo iba a servir.
Si lo vais a consumir inmediatamente podéis añadir alrededor la crema de mango. Si no, es mejor guardar la gelatina en la nevera y añadir la crema justo antes de servir.
Tiene un sabor muy, muy fresco; el dulce de la miel y la acidez del mango combinan fenomenal.
La próxima vez creo que haré más gelatina de miel, porque te la comes de un bocado y te quedas con ganas de más. Aunque el peque no podrá tomar miel hasta que tenga más de un año su mamá sí puede.
Va con todo mi cariño para Rodrigo y sus papás.

7 comentarios:

Carmen dijo...

Muchas gracias. Lo probaré esta misma semana. La verdad es que desde que estoy con esta super dieta mis postres se reducen a las galletas que tu me enseñaste de almendra y ya, asi que un postre diferente es un alivio, la verdad.
Ya te enviaré fotos del resultado.
Besotes.

anta dijo...

No hay de qué. Lo hago con mucho gusto. Me encanta buscar y probar. Es una pena que no estéis más cerca, porque me apetece hacer tantas recetas que necesito a alguien que me ayude a comerlas. Nosotros no damos abasto.
Prueba a hacer una gelatina de café. Acompáñala de miel o jarabe de arce, o alguna mermelada.
Yo ya te dije, seguiré buscando.
Un beso muy gordo.

Juan Navarro dijo...

Hemos sometido a prueba tu receta del flan de coliflor este fin de semana. Nota alta, que conste. No me atrevido a hacerlo en el microondas, por si se resecaba, y lo he hecho en el horno convencional, al baño maría. Impecable.

anta dijo...

Juan: me alegro de que os haya gustado el flan de coliflor. ¿A que es sorprendentemente suave?
Yo lo hice en microondas porque lo aconsejaba así en la receta original y porque siempre ando con prisas. Queda muy bien si controlas todo el rato el proceso para evitar el resecado.
¿Les gustó a tus hijos?

Lucía dijo...

Preciosa la gelatina de miel! Mi suegra es una incondicional del mango, así que tengo postre para la próxima comida en casa :D!

Un saludo y felicidades con las recetas!

Nina Maguid dijo...

Eres una maga de la cocina, y más aún del amor. Vuelo a ver tu flan de coliflor!

anta dijo...

Gracias Lucía: si te gusta el contraste de sabores te gustará este postre tan sencillo.
Nina: gracias por tus palabras. Tengo aún mucho que aprender en todo.