sábado, 9 de mayo de 2009

Fresas con mozzarella


No hay que complicarse

A veces uno se busca problemas donde no los hay. Parece que las personas no están contentas con una vida tranquila, tienen que meterse en líos porque si no se aburren.
Cuando un problema ya parece resuelto, no le des más vueltas. Déjalo estar. Let it be.
Hay que disfrutar de las pequeñas grandes cosas que nos ofrece cada día.
Tranquilidad y no maltratarse a uno mismo por cosas que al fin y al cabo no importan o ya se arreglarán.
Si un problema tiene solución ¿por qué te preocupas?
Y si no tiene solución ¿por qué te preocupas?

(Qué fácil es decir esto ¿verdad?)

Ingredientes

  • Fresones
  • Bola de mozzarella
  • Romero
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen

¿Cómo se hace?

Cortar la bola de mozzarella en lascas.
Cortar las fresas en rodajitas.
Justo antes de servir montar el plato.
Sobre las lascas de queso colocar las fresas (teñirán de rosa inmediatamente el queso)
Una pizca de sal.
Espolvorear ligeramente con el romero.
Aliñar con el aceite de oliva.
Y a comer.
Así de fácil.

2 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Jo, voy a tener que bautizar tu blog como el sitio de las ideas luminosas. Lo de la fresas con mozarella me parece brillante. Nosotros hacíamos algo similar con tomates, normales o enanos, pero tu propuesta me resulta tentadora.

anta dijo...

Gracias Juan. ¡No sabes la ilusión que me hace tu comentario!.
Este plato es tan sencillo que dudé en ponerlo. Pero es que me encanta. El contraste de colores y sabores son los que me gustan, y ¡tan fácil!. Espero que te guste si lo pruebas.
Después de tomarlo se me ocurrió que quizá un poquito de miel en el aliño podría ir bien.
Ya me contarás.
Un saludo y hasta pronto.
Esperanza.