lunes, 4 de mayo de 2009

Tarta de limón

Caminos frescos y dulces
.................................................
Esta tarta me parece preciosa, no solo por su aspecto sino también por su sencillez.
Cuando descubrí el mundo de los blogs de cocina, me quedé enganchada a varios de ellos, uno de ellos el de pepinho, donde encontré esta tarta tan sorprendente. Quien no conozca su blog no debe perder ni un minuto en visitarlo. Sobre todo si le gustan los postres. Hay cientos de ellos, a cuál más rico.
Yo buscaba una tarta cremosa, sin bizcocho y sin claras montadas a punto de nieve. Mi peque es alérgica a la clara de huevo, cruda sobre todo, así que quedaba descartado cualquier tipo de merengue.
Recordé esta tarta este fin de semana. Estuvimos pasando el puente en El pozo de los Lobos, unos apartamentos rurales, situados en la zona sur de Cantabria, limítrofe con Palencia y Burgos. Una maravilla de lugar. Sus dueños, encantadores y amabilísimos, y la zona preciosa y llena de sorpresas.
La recordé porque cuando te alojas en un apartamento no se suele disponer de horno, y la comida se vuelve inmediata y fácil. Llevamos unas empanadas, bollos preñaos, material para bocadillos y una bica como acompañamiento para los postres. Y aunque sólo fueron dos días acabamos con toda la comida. El campo y los paseos al aire libre y puro dan mucha hambre.
Así que cuando se acabó la bica y nos quedamos sin acompañamiento para el café pensé en qué postre se podría hacer sin horno. Ahí está el porqué de la entrada de hoy. Es una tarta fresca y suave.
A ver si os gusta.
......................
Ingredientes
.......................
Para la base
  • 220 gr de galletas tipo digestive
  • 80-100 gr de mantequilla blanda
  • Una pizca de canela
  • Una cucharada de azúcar glass

Para el relleno

  • 350 gr de leche condensada
  • 390 ml de nata para montar
  • El zumo de 2 limones (3 si son pequeños)
  • Ralladura de un limón (o esencia de limón)
  • Chocolate negro para decorar


Trituramos muy finas las galletas y las mezclamos con los demás ingredientes de la masa. Deben formar una pasta un poco pegajosa.
Cubrimos un molde de unos 22 cm de diámetro con papel de horno y hacemos una base de la masa de galleta, cubriendo también un poco las paredes. También se puede utilizar un molde desmontable, pero yo no lo tenía en aquel momento. En la receta original las paredes del molde están cubiertas por completo. Yo solo cubrí el fondo y mínimamente los laterales, y la tarta se mantiene perfectamente.

Para que esta base quede lisa la aplastamos suavemente con una pala de cocina.
Introducimos en la nevera y preparamos el relleno.

En un bol grande ponemos, la leche condensada, la nata, la ralladura de limón (también se puede usar esencia de limón) y el zumo de los limones.
Batimos con varillas de montar claras, no con cuchillas, hasta que esté consistente. A continuación vertemos esta mezcla encima de la base de galleta, intentando que la superficie quede lisa. Otra vez podemos usar la pala de cocina.
Metemos en la nevera a enfriar.
Puede estar de un día para otro. Coge mayor consistencia.
La decoración es así:

derretimos en microondas el chocolate y lo metemos en una manga pastelera o similar. Algo con lo que poder hacer hilos finos y rápidos sobre la superficie. O inventar otra cosa.
Es sorprendentemente fácil y rica.


5 comentarios:

Mezquita dijo...

Anta no conocía tu blog!!

Esta tarta me ha encantado, además ahora para verano es ideal. Yo hago una de limón pero tiene que ir al horno (además es con huevos). Te la copio para hacerla un día que me gustan mucho los postres de limón.

Me alegro mucho de que os gustase la bica.. en mi casa también triunfa...

Un besazo y me quedo por aqui!!

Laura.

Noema dijo...

Preciosa la tarta, queda definitivamente anotada. Y gracias por el enlace a los apartamentos, he estado echando un vistazo y están muy bien. Un abrazo :-D

anta dijo...

Laura: me encanta que me visites, porque tu blog me trae muchos sabores conocidos. Espero que te guste el mío también.

Noema: para mí esta zona de Cantabria era desconocida, y me ha sorprendido mucho. Los cañones del Ebro son impresionantes. Y los apartamentos son muy agradables, y sobre todo sus dueños muy amables.
La tarta es fresquita y muy rica.
Espero que te guste lo que vayas viendo.

Lucía dijo...

Hola!

Había visto la tarta antes, y la tuya tiene la misma pintaza! No la llegué a probar, pero parece que merece la pena!

Y a seguir disfrutando, de la cocina y de fines de semana por ahí...

Un saludo!

anta dijo...

Lucía: la tarta está muy rica. Es agridulce (me encantan los contrastes) y muy fácil de hacer.
Un saludo.
Esperanza.