jueves, 25 de junio de 2009

Bizcocho de dátiles (o Gâteau Reine Elizabeth)

La imagen no lo es todo

Pues he intentado sacar bien a este bizcocho y no sale más que esto. Parece un bizcocho cualquiera, de color marrón como si fuera integral y con alguna fruta en medio. Sin más.

La sorpresa llega cuando lo pruebas, o incluso antes. Cuando lo cortas.
Lo primero que sorprende es lo tierno que es, ya que por su aspecto parece denso y seco. No lo es en absoluto.
Lo segundo el sabor. Es muy aromático.
Y por último, la glasa superior, crujiente, contrasta con la ternura del interior.

Bueno, la primera sorpresa para mí fueron los ingredientes. Yo nunca había hecho un bizcocho con agua en vez de leche y nunca había puesto un solo huevo a un bizcocho que por su tamaño debiera llevar 3 o más. Lo encontré en el blog de Arancha, altamente recomendable, fuente de información literaria, risas y recetas del otro lado del mar, llenas de sorpresas agradables.

Ingredientes
  • 1 taza de dátiles partidos en trocitos
  • 1/ 2 taza de nueces molidas
  • 240 gr de azúcar
  • 56 gr de mantequilla
  • 1 huevo
  • 220 ml de agua
  • 225 gr de harina
  • 1/2 sobrecito de levadura
  • 1 cucharadita de té de bicarbonato
  • 1 cucharadita de té de sal
  • 1 cucharadita de té de esencia de vainilla
Para la glasa
  • 60 gr de azúcar moreno
  • 37 gr de mantequilla
  • 1 cucharada de nata líquida
¿Cómo se hace?
.
Precalentamos el horno a 180º.
Hervimos los dátiles durante 3 mn. Yo he utilizdo dátiles naturales, en rama. Escurrimos, pelamos, deshuesamos y partimos en trocitos. Reservamos.
Molemos las nueces. Reservamos.
Ahora en un cuenco adecuado, mezclamos el azúcar y la mantequilla con las varillas de la batidora. Añadimos el huevo, el agua, la esencia de vainilla y batimos bien.
Añadimos los ingredientes secos (harina, levadura, sal y bicarbonato) y batimos otra vez.
Por último añadimos los dátiles y las nueces y mezclamos bien.
Cubrimos el fondo y los laterales de un recipiente adecuado, con papel vegetal. Incorporamos la mezcla del bizcocho y metemos al horno. Yo le pongo sólo calor por abajo. Sube más y queda más esponjoso.
Lo mantenemos así unos 40 mn, o hasta que al pinchar salga seco.
Sacamos del horno y preparamos la glasa.
Ponemos el azúcar, la nata y la mantequilla en un cazo.
A fuego medio removemos durante unos tres minutos, hasta que esté bien integrado. La receta original lleva el doble de ingredientes, por lo que sale una glasa más gruesa. Está buenísima, pero la vez anterior nos pareció demasiada mantequilla, así que esta vez lo he hecho con la mitad.
Extendemos la glasa por encima del bizcocho templado, penemos en el horno un par de mn y ya está.
Dejamos enfriar un poco y desmoldamos.
Espero que os guste.
(Y que los dátiles no te hayan caducado, Lucía ;-))

10 comentarios:

Mezquita dijo...

Muy buena pinta Esperanza.

Lo intentaré.

Besazos.

Laura.

anta dijo...

Es muy fácil. Espero que te guste.
Besos.
Esperanza.

Zerogluten dijo...

Qué pintaza que tiene!
Sin duda lo pongo en la lista de pendientes, pues la frutería en la que compro tiene unos dátiles magníficos y con esta receta que nos brindas, no puedo dejar pasar la oportunidad de probar este Gâteau Reine Elizabeth. A mi el blog de Arancha también me gusta mucho.
Besitos sin gluten

anta dijo...

Hola Zerogluten! Lo más difícil de este bizcocho fue pasar las cantidades de tazas a gr. Lo demás es facilísimo, y el sabor sorprendente. ¿Qué harina puede sustituir a la de trigo para hacerlo sin gluten?
Besos.
Esperanza.

Quolile dijo...

Muy rico, Esperanza... me encantan los dátiles así que todo será cuestión de apuntar la receta y probar. Esta la guardo.
Besos
Quo

anta dijo...

¿Qué tal Quo? La verdad es que es un bizcocho rico, rico. Para tomar después de una comida ligera, de ensaladas.
Besos.
Esperanza.

Lucía dijo...

Hooola!

Por fin, por fin he conseguido coger el ordenador para escribir un comentario!

Pero... entre tanto me ha dado tiempo a probar la receta!!!!! DELICIOSO! y muy sencillo de hacer...

Muchas gracias por haber hecho la receta, de verdad! Estupenda, y te han quedado las fotos muy lindas! Tienes razón: es más que sorprendente! Sabor, olor, textura... bueno, y el nombre también :D! Eso sí, a mí la glasa me quedó más oscura, que puede ser por la temperatura o supongo que por el azúcar moreno (curiosamente, hay algunos más oscuros que otros). Lo dicho: impresionante!

Aún me quedan dátiles, pero me temo que en unos días repito cake!

A seguir disfrutando del fin de semana... y gracias!

anta dijo...

¡No sabes qué ilusión me hace que te haya gustado Lucía!
Este discreto bizcocho fue un descubrimiento para mí.
Me encanta que también lo haya sido para ti.
De nada y ha sido un placer.
Esperanza.

Arantza dijo...

Me levanto, hago una reverencia, la ola, aplaudo, y me inclino de nuevo... ¡qué pinta más sensacional, Anta! Gracias por animarte a probar la receta, me encanta cuando la gente intenta las cosillas que propongo, y encima le quedan tan bien. Estooo, pena que no pueda enviarse por correo, o ya te habría dado mi dirección :-D

anta dijo...

¡Hola Arancha!
Gracias por visitar mi cocina, es un honor. Tu receta está tan buena como decías. Eso me animó a probar otras, que aún no he publicado, pero que tarde o temprano aparecerán. Lo de enviar un trozo será la próxima vez, porque de éste ya no queda nada.
Besos.
Esperanza.