jueves, 17 de diciembre de 2009

Roscón de Reyes (muy fácil)


Mi Navidad
Cuando yo era pequeña vivía en un pueblo, mejor dicho, un poblado, en el que habitaban sólo trece familias.

Era un poblado de trabajadores de una central eléctrica. Sus casas fueron construidas expresamente para ellos y sus familias, que vinieron de muchos pueblos cercanos.

El poblado nació con la central y por tanto con la inundación del valle y de uno de esos pueblos. En muchas personas del lugar vivía, y aún vive, la nostalgia por ese pueblo perdido y los recuerdos que quedaron ahogados bajo el pantano.

Cuando yo nací ya estaba la presa y su embalse construídos y las familias nuevas asentadas en el lugar. Nunca vi el valle en su estado original más que en fotografías, y el pueblo siempre estuvo en mi memoria acompañado del embalse.

Mis primeros 12 años los pasé allí, en esa montaña perdida de Orense. Sin viajes, ni vacaciones a la playa, ni televisión en los primeros años, casi sin teléfono...

Teníamos la naturaleza, todo el día en la calle.

Correr y jugar.

Recuerdo el calor del verano, el olor de las flores y los pinos, los paseos a la fuente a por agua, con el botijo blanco, en las noches de agosto. La sensación de pasear entre castaños en el otoño, con el suelo húmedo y el sol bajo, las brasas que asaban las castañas y las cenizas con las que nos pintábamos la cara. El sonido de la llave en la puerta de la escuela, cuando abría la maestra .
Y la Navidad.

En uno de los pinos grandes que había al lado de nuestras casas, se colocaban luces de colores y adornos gigantes. Se veía lucir a km de distancia cuando te alejabas por la carretera o cuando volvías. Y si nevaba, la sensación era aún más fuerte. Era Navidad.

Un pequeño Nacimiento en casa y el espumillón brillante. Mucho frío y salir a jugar a la calle. Turrones y poco más.

Es ese árbol enorme, con sus luces lo que más recuerdo.

No había Reyes Magos en casa y, por supuesto tampoco Papá Noel. Aunque sí había algún regalo.

Cuando ahora salimos con las niñas a ver las luces, intento tener esa sensación tan agradable que me llenaba entonces. No lo consigo.

Sólo se aproxima un poco cuando nos reunimos toda la familia en Nochebuena o Navidad y vemos las caras de los peques con todo el lío que se monta en casa. Los ojos tan abiertos cuando amanece el día 25 lleno de regalos bajo el árbol.

No podemos estar juntos en el día de Reyes, así que el día de Navidad es el más importante para la familia.

En mi casa nunca se comió Roscón. Lo descubrí ya de mayor. Ya estaba trabajando en Madrid cuando lo comí la primera vez. Me gustó mucho. Íbamos todos los años a la confitería La china en la plaza de la Beata Mª Ana de Jesús. Unas colas enormes y unos roscones muy ricos.

Hace ya siete años que me fui de allí. No sé si siguen haciéndolos. Seguro que hay otros lugares más famosos y de renombre, que tendrán roscones estupendos, pero es que la Arganzuela era mi barrio.

Este que veis en las fotos, creciendo en el horno, es mi primer Roscón de Reyes. Y no será el último. Siempre que buscaba la forma de hacerlo, lo que encontraba eran recetas muy laboriosas y con muchos levados y amasados. Para mí imposible, por falta de tiempo.

Mi primer roscón es rápido, fácil, esponjoso y muy tierno. Una auténtica sorpresa. Dentro podéis poner vosotros lo que queráis.
Ingredientes
  • 275 gr de harina de fuerza
  • 15 gr de leche en polvo
  • 50 gr de azúcar
  • 4 ó 5 gr de sal
  • 2 huevos tirando a grandes
  • 10 gr de miel
  • 1 cucharadita de esencia de limón
  • 15- 20 gr de levadura fresca
  • 25 ml de agua
  • 20 ml de un buen ron
  • 10 ml de agua de azahar
  • 105 gr de mantequilla

Para adornar

  • Frutas escarchadas
  • Azúcar más agua
  • Huevo batido
¿Cómo se hace?

Ponemos en un cuenco la harina, la leche en polvo y el azúcar.

En un vaso batidor la sal, los huevos, la miel, la esencia de limón, el agua, el ron, el agua de azhar y la mantequilla derretida. Batimos con varillas. Añadimos la levadura y volvemos a batir hasta que esté disuelta.

Esta mezcla la volcamos sobre la harina con leche en polvo y azúcar y removemos con cuchara de madera. Amasamos unos minutos hasta tener una masa manejable, durante 3- 5 mn. Si hace falta un poco más de harina se puede espolvorear.

A esta masa le hacemos con la mano o el puño un agujero en el centro y damos forma de aro. El agujero ha de ser bastante grande, porque después al levar, va a crecer mucho y si es pequeño lo cerrará.

Ponemos este aro sobre papel de horno en la bandeja donde lo vayamos a hornear, tapado con un paño ligero y bien limpio. Dejamos que repose en el horno apagado unas horas. Yo lo dejé 5 horas.

Habrá duplicado su tamaño.

Lo sacamos. Pintamos con huevo batido.

Adornamos con frutas escarchadas y azúcar humedecido con un poquito de agua (poca).

Con el horno a 200º durante 20 mn, los últimos 5 cubierto con papel de aluminio, os quedará como el mío (cada horno es distinto; hay que vigilar).
Es tierno y esponjoso. Se puede rellenar de nata, trufa o tomarlo tal cual.


¡¡¡Feliz Navidad!!!

31 comentarios:

Pilar - Lechuza dijo...

Tienes mucha razón, las navidades que se vivían antes ( uff, qué mayor soy) se disfrutaban de otra manera. Teníamos una ilusión enorme y eramos mucho más inocentes ( o quizá ignorantes,je,je) de lo que son los peques hoy.
Bueno, el roscón llevo intentando hacerlo desde hace por lo menos 2 años cuando empecé con el blog. Veo verdaderas maravillas pero son tan elaboradas que siempre lo dejo para otro momento.
Hoy, ala leer tu receta me ha parecido muy sencillito y además el aspecto es muy tentador. Me la copio y a ver si tengo tiempo este finde.
un biquiño

Espe dijo...

mi padre lo hace,pero ahora que no me oye,el aspecto no le queda como el tuyo,no es tan esponjoso..

anta dijo...

Pilar: a mí me pasaba lo mismo con los roscones. Los levados y tiempos de espera los lllevo fatal.
Este roscón casi se hace solo. Amasar y subir en el horno. Mientras se pueden hacer otras cosas, hasta el momento de adornar y hornear. La sorpresa llega cuando se comprueba lo tierno que está.
Besos.

Espe: a tu padre ¿le gusta hacer el roscón o le gustaría que le sorprendieran con uno hecho?
No sé si es buena idea.
Besos.

Esperanza.

Curra dijo...

Anta que preciosa historia. Acabo de llegar a tu blog y me quedo para siempre.
Uhmmm!!! y qué roscón pro dios.

kanela y Limón dijo...

Que bonita historia!! Me has enternecido.
Increible tu roscón.
Ya tienes nueva seguidora.
Un beso!!

Arganzuela Hoy dijo...

¡Hola!
Somos Arganzuela Hoy, el nuevo periódico OnLine gratuito de Arganzuela donde l@s vecin@s del barrio pueden publicar y compartir sus noticias. Nos ha gustado mucho tu artículo y le haremos una mención.

¡Un saludo!

María José dijo...

Yo creo que cada uno tenemos nuestra visión de la Navidad en función de como la vivimos de pequeños. ¡ Qué bonito lo que nos cuentas....!
Lo importante del rosco es encontrar una receta que nos vaya bien y con la que trabajemos cómodos. Yo llevaba dos años dale que te pego sin conseguirlo y el año pasado por fin me salió fenomenal. Lo he hecho varias veces a lo largo del año y estoy deseando hacerlo otra vez para las fiestas.
La foto de corte del tuyo lo dice todo...¡ Qué rico y qué esponjoso !
Un abrazo,
María José.

anta dijo...

Curra: pasa, pasa, hasta la cocina, que hace mucho frío. Quédate cuanto quieras.

kanela y limón: gracias por seguirme y por tus palabras. Espero que te guste lo que vayas viendo y...probando.

Arganzuela Hoy: gracias por vuestra mención ;-)
Miraré despacio vuestro periódico. Las fotos me traen muchos recuerdos de mis años en el barrio.

Maria José: tienes razón. Con las recetas cuenta mucho el gusto de cada uno. Lo que a mí me parece bien a otro puede no gustarle. Eso es lo divertido. Poder probar y descubrir. Voy a ver tu Roscón.

Besos.
ESperanza.

Miriam dijo...

Pues el roscón te ha quedado que ni pintado. Y fíjate, mis Navidades eran lo contrario que las tuyas, completamente urbanas en Madrid...

anta dijo...

Miriam: la sorpresa del roscón esta vez fue lo bien que salió a la primera.
¿Cómo eran tus Navidades?
Besos.
Esperanza

NORMA RUIZ dijo...

Que recuerdos tan maravillosos, al leer me transporte a ese lugar divino en que viviste y me imagino lo lindo que era, mil gracias por compartirlas con nosotros, el roscos de lujo, felicidades, un abrazo con cariño.

anta dijo...

Gracias Norma por tus palabras: es curioso cuántos recuerdos nos deja la infancia, y cómo al hacernos mayores están cada vez más presentes, por lo menos en mi caso. Por eso es tan importante cuidar la alegría de los niños.
Besos.
Esperanza.

Bego (samira) dijo...

Hola Anta !!

Los recuerdos de la infancia siempre nos acompañan y nos hacen soñar con aquella magia e ilusión de estos dias previos a la Navidad, cuando sin tener nada lo teníamos todo ........... es una sensación difícil de olvidar y siempre aflora a mi mente , especialmente en estas fechas tan señaladas.

Compruebo que a ti te ocurre igual.

El roscón que has preparado te ha quedado de exposición!!!!!!!!

Yo comencé a hacerlos hay cuatro años y desde esa no los he vuelto a comprar. Un truquín que me han dicho para darle un toque especial es a la hora de sacarlo del horno pincelarlo con unas gotitas de anís . La verdad que le da un puntito estupendo.

Bueno te dejo mis mejores deseos para ti y tu familia y os deseo una muy Feliz Navidad.

Besinos.

Bego.

recetasdemama.es dijo...

¡¡Madre mía!! Tiene una pinta fantástica. En fin, yo me reservo para el seis de enero, aunque de buena gana me tomaba un cachito de tu roscón

Besos. Ana

anta dijo...

Bego: es verdad que los recuerdos de infancia nos acompañan siempre.

Gracias por el truqui del anís, aunque lamento no poder ponerla en práctica, porque en casa no es un licor con demasiados fans.
Feliz Navidad también a ti y que se cumplan todos tus deseos.

Ana: yo antes también me reservaba el placer de comer el Roscón el 6 de Enero.
Me pasaba las Navidades mirándolos en los escaparates. Ahora ya no, me dejo llevar y nos comemos unos cuantos antes del día de Reyes.
Es que ¡están tan buenos!

Besos.
Esperanza.

glutoniana dijo...

Por estas fechas siempre nos vienen recuerdo de épocas pasadas, siempre hay algo que era mejor entonces.
Es genial que hayas conseguido un roscón tan fácil de hacer, ya que a veces es difícil esta masa y no queda bien. Seguro que lo disfrutaréis mucho :)

Mezquita dijo...

Espe yo también tengo ganas de probar a hacer roscón.... a ver si este año tengo tiempo, con tu versión sencilla lo espero.

Muy muy felices fiestas y un buenísimo año nuevo. Dale un beso enorme a toda la familia y otro aún más grande para ti.
Aquí estoy para cualquier cosa.....

Besazos.

Laura.

Lucía dijo...

Hola, Esperanza!

Qué bonitos recuerdos, la verdad! Yo hace años que la navidad la veo más como un trámite, excepto por decorar la casa!

Me ha encantado tu roscón, no sabes cuánto! Me voy a apuntar la receta, sin duda...

Un beso y felices fiestas!

Kako dijo...

Gracias por acompañarme durante el año. Espero que disfrutes de las fiestas y que el nuevo año venga cargado de éxitos, buena salud y trabajo.
Un abrazo grande!

anta dijo...

Feliz noche y Navidad a todos. Espero que lo disfrutéis con toda vuestra familia.
Besos con mucho cariño.
Esperanza.

Isita dijo...

Hola Anta, me ha encantado la historia, que razón tienes, me ha recordado a mi niñez.

He llegado a tu blog y me ha gustado mucho, desde ahora tienes una seguidora más.

El año pasado me estrené haciendo el roscón y me gustó el resultado, pero el tuyo me parece estupendo, me lo copio para hacerlo.

Besos y que tengas una feliz salida y entrada de año.

Anónimo dijo...

ME ENCANTA TU BLOG !! el nombre de tu blog me recuerda a alguien que conoci en Astorga,por casualidad...

paz

anta dijo...

Isita: gracias por llegar y quedarte.
Feliz año también para ti.

Paz: viví 9 años en Astorga. Por allí hay algún que otro Anta. No sería extraño que nos conociéramos. Las casualidades se dan a menudo.

Feliz noche y y feliz año nuevo para todos.

Esperanza.

Anónimo dijo...

Feliz año a tod@s!!! me gustaria esperimentar con tu receta a ver q tal sale, pero tengo algunas dudas (como novata que soy, jaja) donde podría adquirir la levadura fresca y la harina de fuerza, existe alguna marca de venta en supermercados, muchos besos y gracias por tus recetas tan apetitosas.

anta dijo...

Hola anónimo: la harina de fuerza la venden en obradores de panadería o también en Carrefour, que es donde la compro yo. La levadura fresca también en panaderías o en el mismo Carrefour o en Mercadona o en Alimerka...en muchos sitios la puedes conseguir.
Feliz año nuevo.

Esperanza.

Lucía dijo...

Hola, Esperanza!

Muy feliz 2010!!! Gracias por tu comentario tan bonito, de verdad!

Te tengo pendiente en mi próxima entrada ;D, que te robé la receta! Espectacular, en casa aún nos relamemos los dedos con tu roscón!

Un besazo!

Anónimo dijo...

Hola, creo que de vez en cuando visitas nuestra web (pradaveiga.es). Me gustaría que vieras la coleccion de fotos de Prada que tengo en panoramio:
http://www.panoramio.com/user/140026/tags/Prada

También es posible que te guste esta foto del "poblado":
http://www.panoramio.com/photo/11915458

Saludos.
Isaac
http://www.pradaveiga.es

www.recetasparatontos.com dijo...

Acabo de hacer el roscón siguiendo tu receta e hice una videoreceta. Espero que te guste. http://www.recetasparatontos.com/2012/01/roscon-de-reyes.html

luysy dijo...

tu receta me apetece..pero no tengo leche en polvo, mui pueblo no es un poblado como el de tu infancia...peor casi...no sé si lo encontraré mañana...qeu tal si lo sustituyo por no sé...30 g de leche ?
tu roscón tiene una spitnas impresionante...
volveré por tu blog...
besitos andaluces

Anónimo dijo...

Hola! me ha encantado toparme con esta receta tan facil y con resultados tan espectaculares, me la apunto para hacerlo en la proxima navidad o quien sabe, mucho antes que tambien estas cosas gustan en otras epocas del año.. mi pregunta es, si cuando dices dejar levar 5h en horno apagado, es frio verdad? no le has calentado previamente para que tenga calor residual ni nada, sino mantenerlo ahí metido para que esté siempre a misma temperatura? Gracias.

esperanza dijo...

Anónimo (se me hace raro): disculpa la tardanza en contestar. Ya sabes, no hay tiempo para nada, estoy muy ocupada, bla, bla, bla...
Sí. Cuando digo en el horno apagado es en horno frío. Pero...desde ese primer roscón he hecho otros, y en alguna ocasión he tenido algo más de prisa, así que he calentado el horno un poquito, casi sin notar la subida de temperatura, y ha subido algo más deprisa. Es arriesgado, porque si te pasas se te puede estropear.
Espero que te guste cuando lo hagas.
Abrazos.